Conectate con nosotros

Viral

Adolescente brasileño se masturbó 42 veces seguidas y falleció de un paro cardíaco

Un joven de 16 años en Brasil murió tras masturbarse 42 veces seguidas, llevando a una discusión sobre la compulsión y la importancia de la moderación.

masturbacion

Un incidente tanto trágico como insólito sucedió en Rubiataba, Goiás, cuando un joven de tan solo 16 años falleció tras masturbarse 42 veces sin pausa. Las consecuencias de esta extrema actividad le ocasionaron un paro cardíaco.

Una maratón de masturbación con trágicas consecuencias

La víctima fatal, originaria de Rubiataba, empezó su intensa actividad pasada la medianoche. Incesantemente, después de cada eyaculación, continuaba con el acto. Esta maratón de placer no cesó hasta las horas tempranas de la mañana. Trágicamente, su corazón no resistió y sufrió un paro cardíaco.

Los forenses que examinaron el cuerpo informaron de quemaduras de tercer grado en sus manos, una clara señal de la intensidad y repetición del acto. Adicionalmente, en la computadora del adolescente se encontró una vasta colección de material erótico, que ascendía a más de un millón de videos y 600 mil fotografías.

Adicción y compulsión: los amigos y familiares testifican

Los cercanos al joven destacaron su obsesión por el acto. Su madre compartió que «siempre se masturbaba«, incluso durante horas poco apropiadas del día. Su preocupación había crecido al punto de considerar buscar ayuda médica para su hijo.

Sus compañeros de escuela y amigos lo describieron como alguien con actitudes «compulsivas». Una compañera incluso reveló que le pedía conectar la cámara de su computadora en horas nocturnas para que ella lo observara. Sin discriminación alguna, le atraían todo tipo de mujeres, siendo esta una debilidad constante para él.

«Cada vez que veía una mujer, reaccionaba intensamente. Todas eran de su agrado, sin importar características físicas o sociales. Estaba constantemente deseoso de intimidad», comentó un amigo cercano.

Este triste suceso nos recuerda la importancia de entender y regular nuestros impulsos, así como de buscar ayuda cuando nuestras compulsiones afecten nuestra salud y bienestar.

Anuncio
Haz clic para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *