Conectate con nosotros

Viral

Una heredera de 3.800 millones de euros busca a 50 personas que decidan qué hacer con parte de su herencia

Engelhorn ha explicado que el objetivo de esta iniciativo es ver la riqueza redistribuida incluso en ausencia de una acción política efectiva

Marlene Engelhorn

Uno de los sueños de muchas personas es hacerse millonarios. Por ello, pasan la vida tratando de ganar más dinero, con el fin de vivir mejor; otros optan por dejar su suerte en manos del azar y juegan a la lotería o el Euromillón; y a otros simplemente les llega como caído del cielo. Esto es lo que le ocurrió a Marlene Engelhorn, quien recibió una herencia millonaria y, en lugar de quedarse todo para vivir tranquila y gastarlo en lo que ella quisiera, decidió iniciar un movimiento con el que donar gran parte de la herencia.

Esta joven de 31 años es descendiente del fundador de la farmacéutica BASF y Boehringer Mannheim. Así, tras el fallecimiento de su abuela, la austriaca ha recibido una herencia por una gran cantidad de dinero, en concreto, la cifra asciende a 4.200 millones de dólares, es decir, un poco más de 3.800 millones de euros. Sin embargo, la austriaca sorprendía a todos cuando anunció su intención de renunciar al 90% de este dinero por una cuestión de “justicia social”. “No necesito todo ese dinero”, explicó. Ahora, ha decidido dar un paso más y repartir esa parte de la herencia de su abuela que no quiere quedarse. Para ello ha pedido ayuda y consejo a sus compatriotas austriacos Pero, ¿cómo va a repartir tal cantidad de dinero?

Para poder distribuir su herencia, Engelhorn contará con 50 personas, quienes plantearán sus ideas con el único requisito de que estas deben ser “beneficiosas para el conjunto de la sociedad”, a las que destinará una elevada cuantía. Para poder encontrar a los beneficiados, ha organizado una especie de casting, de donde saldrán 10.000 ciudadanos seleccionados al azar (todos ellos mayores de 16 años), quienes participarán en el proceso. De ellos, 50 serán elegidos, junto a 15 suplentes, para asistir a reuniones que tendrán lugar en Salzburgo entre marzo y junio.

Pero, ¿por qué hace esto? Engelhorn ha explicado que el objetivo de esta iniciativo es ver la riqueza redistribuida incluso en ausencia de una acción política efectiva. Es decir, uno de los fines es denunciar el “fracaso” de los gobiernos para frenar las crecientes desigualdades. “Ante el fracaso del gobierno, nos toca a nosotros reparar”, afirmó. Además, espera formar un consejo diverso que represente diferentes grupos de edad, clases sociales y antecedentes para poder usar el dinero para buenas causas.

Anuncio
Haz clic para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *