Sábado 25 de mayo de 2024
Conectate con nosotros

Actualidad

La inflación de abril fue del 8,8% y vuelve a un dígito después de seis meses

inflación supermercados

La inflación del mes de abril fue de 8,8%, según el Índice de Precios al Consumidor (IPC) informado este martes por el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INDEC). De esa manera, volvió a descender, dejó atrás el 11% de marzo y ahora las expectativas oficiales apuntan a que la de mayo sea aún menor.

El de abril es el primer dato de inflación de un dígito desde que Milei asumió la presidencia y es el primero desde octubre del año pasado, número que presentó Sergio Massa en noviembre, en la administración de Alberto Fernández, y previo al balotaje. Por entonces, el INDEC marcó un aumento de precios del 8,3%, tras dos meses en los que había alcanzado las dos cifras.

El 2023 terminó con el IPC en alza, con un 12,8% en noviembre y un 25,5% en diciembre. Y en enero siguió alta por la devaluación que realizó el presidente libertario al asumir, pero comenzó a bajar: ese mes fue del 20,6%, en febrero descendió a 13,2 y en marzo llegó a 11%. Ahora llega a su cuarto mes en baja.

Con el aumento del 8,8% de abril con respecto a marzo, la variación de precios en el primer cuatrimestre de 2023 es del 65%. La interanual, en tanto, alcanzó el 289,4%.

INDEC: cómo fue la inflación de abril, rubro por rubro

La división de mayor aumento en el mes fue Vivienda, agua, electricidad, gas y otros combustibles (35,6%), debido a los incrementos en las tarifas de gas, agua y electricidad, explicó el INDEC. Le siguieron Comunicación (14,2%), por las subas en servicios de telefonía e internet, y Prendas de vestir y calzado (9,6%), por cambios de temporada.

Dos de los rubros críticos en los últimos meses, Alimentos y bebidas no alcohólicas y Prendas de vestir y calzado, mostraron una variación del 6% y 9,6%, respectivamente. Por encima de la inflación nacional también estuvo Educación, con el 8,6%. Por debajo de ese nivel quedaron Restaurantes y hoteles (7,3%), Recreación y cultura (7,1%), Equipamiento y mantenimiento del hogar (6,5%), Transporte (6,3%), Bebidas alcohólicas y tabaco (5,5%) y Bienes y servicios varios (5,7%).

Si se considera el acumulado en los primeros cuatro meses de 2024, la división que más aumentó fue Vivienda, agua, electricidad, gas y otros combustibles (110,5%), seguida por Comunicación (106,5%).

Según el informe de la inflación de abril, el Gran Buenos Aires estuvo por encima del valor nacional, con una inflación de 9,2%. También el Noroeste se mostró por arriba de ese nivel, con 9,1%. La Región Pampeana empató al IPC del cuarto mes del año, Patagonia llegó al 8,5%, Cuyo al 8,1% y el Noreste fue la región con valor más bajo: 6,3%.

La inflación de abril, apenas por encima de los vaticinios, y más optimismo para mayo

En la previa, las consultoras privadas habían vaticinado que el número de abril del INDEC rondaría el 8%. En tanto, en la Ciudad, el IPC fue de una sola cifra por primera vez en seis meses, con un aumento de los precios del 9,8%, ascendiendo a 292,5% en el último año y al 72,6% desde enero.

El incremento del mes pasado respondió fundamentalmente a las subas en las siguientes divisiones: Vivienda, agua, electricidad, gas y otros combustibles, Salud, Alimentos y bebidas no alcohólicas, Información y comunicación y Restaurantes y hoteles. Esos rubros “explicaron el 75% del alza del Nivel General”, destacaba el informe oficial.

A nivel nacional, las estimaciones preliminares para mayo son aún más optimistas. Marcan que el registro de este mes se ubicará entre 4 y 5%, empujado a la baja por la decisión del Gobierno de frenar el aumento de tarifas de luz y gas que estaba previsto para este mes.

Hasta hace unas semanas, el registro de inflación en torno a 5% recién se preveía para septiembre u octubre. Pero esa percepción cambió a medida que el Gobierno decidió dar marcha atrás con su política de liberación plena de los mercados y optó por intervenir para frenar el impacto sobre el índice de precios.

En concreto, hay dos medidas que tomó recientemente el equipo de Javier Milei que empujan a la inflación más abajo de lo que se preveía. La primera es la decisión de frenar los incrementos de las prepagas y obligar a las empresas a retrotraerlos para equiparlos con el índice de inflación acumulado desde diciembre. Esto llevaría a recortes en los montos de las cuotas en torno al 20%.

A esto se agrega la decisión de frenar las subas de las tarifas de gas y luz que se habían anunciado para mayo y que ahora están en suspenso.

Además de estas dos cuestiones, el derrumbe del consumo sigue siendo el vector que define la desaceleración de los precios. Los datos de abril muestran una caída del 15% de las ventas en supermercados, lo que llevó a una revisión a la baja de los precios de los alimentos en las góndolas.

Fuente: Clarín

Anuncio