Sábado 25 de mayo de 2024
Conectate con nosotros

Policiales

Un niño de 6 años murió tras ser obligado por su padre a correr en la cinta a extrema velocidad

Ocurrió en Estados Unidos. Su madre compartió un estremecedor video e imágenes de las lesiones.

Corey Micciolo

Christopher Gregor, un hombre de 31 años de edad, afronta el juicio por el homicidio de su hijo de tan solo 6, Corey Micciolo, después de que el niño muriese en una sesión de ejercicios en la que lo obligó a correr en una cinta caminadora a velocidad extrema.

Los hechos ocurrieron en la ciudad de Barnegat, ubicada en Nueva Jersey, Estados Unidos. La madre del pequeño aportó imágenes y videos estremecedores donde puede verse claramente el sobreesfuerzo y la exigencia desmedida a los que fue expuesto el niño.

Si bien el hecho ocurrió en 2021, el juicio se encuentra actualmente en desarrollo y, según la fiscalía, el pequeño Corey sufrió maltrato y abuso por parte de su padre durante varios meses antes de morir por «un traumatismo por objeto contundente».

La madre del pequeño, Breanna Micciolo, aportó su testimonio en el juicio, y aseguró que había notado inmediatamente  moretones y arañazos en el cuerpo de su hijo cuando regresó del gimnasio.

La mujer se encontraba disputando la tenencia de su hijo en esos momentos, ya que había detectado situaciones de maltrato del padre hacia el niño, y había denunciado que Corey llegaba con serios hematomas en todo el cuerpo.

En ese momento, Breanna denunció la situación ante la División de Protección y Permanencia Infantil de Nueva Jersey, donde ante la asistente social que la atendió, la mujer dijo que temía por la vida de su hijo, pero nadie la escuchó.

Un pediatra examinó las lesiones del pequeño y le dijo a la madre que «no debía preocuparse». Durante ese examen, Corey le dijo al médico que su padre lo obligaba a correr en la cinta «porque estaba demasiado gordo».

La muerte del pequeño ocurrió un día después de que los tribunales rechazaran una demanda de urgencia de la madre solicitando la custodia de su hijo.

Un patólogo forense determinó, en septiembre del año pasado, que la muerte del niño se trataba de un homicidio por maltrato infantil crónico, que incluía lesiones por objeto contundente en el abdomen y el pecho, y una laceración en el corazón. También se supo que el pequeño sufría contusiones cardíacas y hepáticas con inflamación y sepsis, pero su padre asegura que Corey murió debido a una neumonía.

Anuncio