Conectate con nosotros

Policiales

«No hay desaparecidos, hay asesinos»: la madre de Cecilia encabezó una marcha en la Ciudad de Buenos Aires

Gloria Romero, madre de Cecilia Strzyzowski, llevó a cabo este lunes una nueva marcha para reclamar justicia por su hija a 45 días de su desaparición y femicidio, pero esta vez lo hizo frente a la Casa de la Provincia del Chaco en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Tras entonar el Himno Nacional y escuchar la canción «Venceremos» interpretada por María Elena Walsh, Gloria tomó el micrófono y se dirigió a los presentes, muchos de los cuales llevaban pancartas y globos y pañuelos rosas, ya que ese era el color preferido de Cecilia.

«Cecilia era una hija, una hermana, una amiga; no tenemos que permitir más esto, no tenemos que permitir más clanes, mas trata, ni más desaparecidos. No existen desaparecidos, existen asesinos, y si nosotros se lo permitimos van a seguir matando porque se sienten impunes, porque tienen protección política«, señaló la mujer.

Gloria pidió que la política no se mezcle con el caso del crimen de su hija porque ella «jamás» hizo política porque no cree en ella.

«Mi compromiso y mi promesa es acompañar a la madre que esté llorando a su muerta», añadió Gloria, luego de que por pantalla gigante sobre el escenario se exhibieron imágenes de su hija y también de otras víctimas.

«¡Justicia!, ¡justicia!» y «¡¿Dónde está Cecilia?!», fueron algunas de las exclamaciones de los manifestantes presentes.

Por su parte, en referencia a la causa judicial que tiene a 7 personas detenidas, Fernando Burlando, uno de los abogados que representan a la madre de Cecilia, aseguró más temprano que la joven de 28 años «fue engañada» por el clan Sena y que fue víctima de un «brutal y salvaje asesinato con connotaciones monstruosas».

Para el letrado, «no existen dudas» que Cecilia fue asesinada, a pesar de que aún no fue hallado el cuerpo y que se aguardan los resultados de ADN de una serie de restos humanos calcinados que fueron encontrados en proximidades del Rio Tragadero, lindero a la chanchería que pertenece a Emerenciano Sena, su esposa Marcela Acuña y su hijo y expareja de la víctima, César Sena, todos ellos detenidos por el crimen de la joven.

«Fue un brutal y salvaje asesinato con connotaciones cinematográficas, monstruosas, porque fue engañada, porque se trató de un crimen planificado, no solo para asesinarla sino también para hacer desaparecer su cuerpo«, dijo Burlando.

La semana pasada, el Equipo Fiscal Especial (EFE) confirmó que la sangre encontrada en el piso de la casa de los integrantes de la familia Sena y en un colchón y una cama que donaron días después de la desaparición de Cecilia, se corresponde con el ADN de la joven, según los resultados de una pericia realizada en el Instituto de Medicina y Ciencias Forenses (IMCiF) de esa provincia.

Anuncio
Haz clic para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *