Conectate con nosotros

Espectáculos

Murió la cantante Sinead O’Connor a los 56 años

Por el momento, no se conoció el motivo del fallecimiento de la cantante irlandesa Sinead O’Connor, que era madre de cuatro hijos; uno de ellos había fallecido en enero de 2022, a los 17 años

Sinead O'Connor

La cantante irlandesa Sinead O’Connor, conocida por su éxito, el cover de Prince, “Nothing Compares 2 U”, murió a los 56 años, informó el miércoles el diario Irish Times.

Por ahora, se desconoce el motivo del fallecimiento de la artista que era madre de cuatro hijos, uno de ellos había muerto el año pasado a los 17 años. Como consecuencia del impacto de ese fallecimiento, la artista fue hospitalizado en enero de 2022, luego de publicar un largo hilo en Twitter en el que explicaba cómo había “decidido seguir a su hijo”. Luego, aseguró que ella misma había tomado la decisión de internarse para estabilizar su salud mental. “No tiene sentido vivir sin él. Todo lo que toco, lo arruino. Solo me quedé por él. Y ahora se ha ido”, escribió O´Connor, quien había hablado en numerosas ocas sobre sus tendencias suicidas en el pasado. Al percibir cómo había alarmado a su entorno, la cantante irlandesa intentó aclarar sus dichos.

“Lo siento. No debí haber dicho eso. Ahora estoy con la policía de camino al hospital. Lamento haberlos molestado a todos”, escribió. “Estoy perdida sin mi hijo y me odio a mí misma. El hospital ayudará por un tiempo. Pero voy a encontrar a Shane. Esto es solo un retraso”, aclaró en ese entonces. O’Connor padecía un trastorno bipolar, según anunció en 2003 cuando se retiró de la escena musical.

Una vida llena de tormento, soledad y reclusión

En 2020, O’Connor, quien ya había cambiado su nombre a Shuhada Davitt, se pronunció sobre las batallas que daba diariamente y cómo su cotidianidad estaba signada por los traumas. “Había mucha porquería en mi vida que me hizo perder la cabeza, y en medio de todo ello sufrí una histerectomía radical [con extirpación de útero, ovarios, cuello uterino, trompas de Falopio y tejido] que habría vuelto loco a cualquiera”, relató, y agregó que navegó por períodos de extrema “desesperación”.

“Fue terrible. No disfruto sufriendo y no soy una de esas artistas que sienten que no pueden ser creativas a menos que sufran. De hecho, soy lo opuesto a eso, gracias a Dios. Pero lo bueno de la enfermedad mental es que puedes sanar”, manifestaba. Entre esas luchas que debía dar, la intérprete mencionó la agorafobia y a fobia social, lo que por mucho tiempo la alejó no solo de los escenarios sino también del contacto con sus seres queridos. “Tengo miedo a los espacios abiertos y no salgo mucho ¿Tengo muchos amigos? No, la verdad es que no”, se sinceraba, aunque aclarando que siempre fue “solitaria por naturaleza”.

La artista aseguraba que le costaba confiar en la gente. “Para mí sería raro conectar con alguien que quiere ser amigo mío solo porque sí, ya que Normalmente buscan un trabajo o algo más, y eso me he vuelto desconfiada con la gente. Me he convertido en una cínica, así que no soy buena haciendo amigos”, reveló.

Anuncio
Haz clic para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *