Sábado 15 de junio de 2024
Conectate con nosotros

Policiales

El sospechoso del crimen del ingeniero civil quedó filmado horas antes en otra plaza en Palermo

Fuentes judiciales confirmaron que se trata de un hombre de aproximadamente 1.70 metros, que se encuentra en situación de calle y que las filmaciones de las cámaras de seguridad de la zona mostraron la dirección que tomó luego del ataque.

“Está filmado en una ‘ranchada’ en una plaza cercana horas antes del hecho. Coincide con la descripción que dio el testigo ocular, que también indicó el momento del ataque y su huida, que fue en dirección a la avenida Figueroa Alcorta. Su rostro está difuso ya que las cámaras que lo captan están en altura”, confió a Télam un investigador.

Ese testigo es un vecino que estaba paseando a su perro por el parque y habló de «un hombre de una edad promedio de 30 años y que vestía un buzo colorado, jeans y zapatillas», detalló la fuente consultada.

En tanto, el fiscal en lo Criminal y Correccional 36, Marcelo Munilla Lacasa, y agentes de la División Homicidios de la Policía de la Ciudad, continúan analizando las filmaciones de la zona para lograr una imagen más precisa del sospechoso, que aún no fue identificado.

Para los próximos días el fiscal aguarda los resultados genéticos a las manchas hemáticas halladas en el cuchillo tipo tramontina que presuntamente utilizó el atacante para apuñalar a Barbieri.

“Hay huellas dactilares parciales en la hoja del cuchillo”, indicó el pesquisa, aunque aclaró que “es difícil” lograr una identificación en base a la misma.

Por otra parte, el teléfono celular marca Motorola que le fue sustraído a la víctima “está apagado” por lo que no pudo lograrse su geolocalización.

Del testimonio de Maricel, la viuda de Barbieri y madre de su bebé de apenas tres meses, se estableció que la víctima había ido a la Plaza Tres de Febrero de Palermo para meditar.

“Estoy entrando al parque para hacer una meditación de la luna llena”, le envió en un audio Barbieri a una amiga de él minutos antes del ataque, del que se cree que fue “por sorpresa” mientras miraba al cielo.

“Hubo una pelea cuerpo a cuerpo, breve, donde pidió ayuda. Esto hace creer que se defendió al menos”, explicó una persona con acceso a la causa.

Por su parte, Gonzalo, uno de los amigos de la víctima, dijo esta mañana en el canal LN+ que le llama la atención “que en una de las zonas más poderosas de Buenos Aires haya pasado esto, en un lugar público y que no haya imágenes de esta persona (el atacante)”.

El hombre había escrito horas antes una carta en sus redes sociales en la cual destacó como “uno de los actos más crueles que una persona puede experimentar, el ver llegar en un huevito a un bebé recién nacido al velatorio de su papá”.

Barbieri tenía 42 años, era ingeniero civil y si bien tenía domicilio en Beccar, partido de San Isidro, momentáneamente estaba distanciado de su pareja -con quien tenía un bebé de 4 meses-, y estaba viviendo en la casa de un amigo en Palermo, cerca de donde fue atacado.

El crimen ocurrió cerca de las 22.45 del miércoles último cuando Barbieri caminaba por la zona del Parque Tres de Febrero cercana al Jardín Japonés.

Tras el ataque, quedó filmado cuando entró a la heladería «Cremolatti», situada en la esquina de Del Libertador y Lafinur, mientras se sujetaba la remera por sobre el abdomen para pedir ayuda.

«No me quiero morir», le dijo a los empleados y clientes, tras lo cual se recostó en el suelo, según se observa en el video grabado por una cámara de la heladería.

Al lugar arribó una ambulancia del SAME que lo trasladó al Hospital Fernández, pero por la gravedad de la herida no pudo ser reanimado y falleció.

La autopsia confirmó que Barbieri murió de una sola puñalada que ingresó entre seis y siete centímetros en el tórax y le afectó «la pleura, el pericardio y la aurícula derecha» del corazón de la víctima.

Durante la mañana del jueves se realizaron pericias en el lugar, luego de que un periodista que cubría la noticia halló el presunto cuchillo utilizado para cometer el crimen.

La Policía también incautó una mochila, un short gris, una campera, una frazada y un barbijo dentro de la Plaza Sicilia, que están siendo peritados.

Anuncio
Haz clic para comentar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *